Encuentra tu médico

Si prevención es evitar que aparezca o que se produzca algo, entonces ¿Qué es la medicina preventiva? pues es la parte de la medicina que trata de que la persona permanezca saludable, es decir, que no se enferme.

Pero hay 3 tipos de prevención:

  • Prevención primaria es cuando fomentamos un estilo de vida saludable: comer sano, hacer ejercicios, evitar la pérdida de sueño, reducir el stress. (educación para la Salud, nutrición saludable, dormir bien, no adicciones, etc.)
  • Aplicamos prevención secundaria cuando ya tenemos un problema o una enfermedad y  tratamos de evitar que se complique; es decir, cuando mantenemos controlada la situación que aqueja a esa persona que, teniendo ya la problemática establecida (porque no hicimos o no fue suficiente la prevención primaria), hay que evitar otra consecuencia mayor. Ahora la meta es mantener una condición de salud aceptable, prolongar lo más posible la vida de ese paciente conservando una buena calidad.
  • Podemos hablar de una prevención terciaria cuando tenemos la problemática establecida pero, además, hay riesgo de afectar otros órganos, estructuras o sistemas del cuerpo si no se adoptan medidas que contrarresten esas posibles complicaciones.

Un ejemplo en los tres niveles: si no hacemos prevención primaria (en próximas entregas trataremos estos aspectos), y la persona desarrolla obesidad, hipertensión (presión arterial alta), diabetes, dislipidemia (colesterol o triglicéridos altos), etc. , entonces debemos hacer prevención secundaria; es decir, ya tenemos el problema, ahora hay que indicarle medicamentos y el uso  correcto de ellos, cambios en estilo de vida para evitar que el paciente haga una insuficiencia renal, un derrame cerebral, un infarto al corazón u otra complicación. Pero, si el paciente ya tuvo –por ejemplo- un derrame cerebral y quedó postrado en una cama, ahora hay que evitar que haga escaras o ulceras de decúbito (lesiones ulceradas  o tejido podrido), que se producen por el roce continuo del colchón con superficies o salientes óseos como codos, región del coxis, caderas, tobillos, etc. en pacientes que permanecen acostados en una misma posición pues debido a  la lesión que tienen no pueden moverse o desplazarse a otro lugar ni en la misma cama.

Por todo lo anterior se destaca que lo más importante debe ser que hagamos prevención primaria y así evitamos en lo posible la aparición de trastornos o enfermedades posteriores.

Muchas veces no nos damos cuenta de que algo anda mal en nosotros. De hecho, enfermedades como diabetes, cáncer, osteoporosis,  hipotiroidismo,  hipertensión y muchas otras generalmente no producen síntomas y esto provoca que se  vayan dañando órganos y estructuras internas  y no nos enteramos de que eso esta sucediendo en nuestro cuerpo hasta cuando nos da un infarto o un derrame cerebral. Por eso oímos decir muchas veces que tal o cual persona se encontraba muy bien, y ”mira lo que le dio” sin saber que hacía tiempo que no estaba bien, pero como no se sentía nada, no iba al médico. 

Dr. Sergio Díaz

Médico Internista

Centro de Evaluación Médica Preventiva

Hospital Metropolitano de Santiago | HOMS ® 2016 Derechos Reservados
Desarrollado por GrupoInternet.com

Pin It on Pinterest

Share This
Scroll Up